Whistleblowing: ¿chivato o héroe?

29 octubre, 2019

Whistleblowing: ¿chivato o héroe?:Nuevo Artículo de OYA Abogados & Asesores

A raíz del lamentable suceso del suicidio de una trabajadora de la empresa de Iveco, tras la difusión de un vídeo suyo con contenido sexual entre otros compañeros y trabajadores de la empresa, se está debatiendo sobre la responsabilidad de la empresa, y si la misma tenía los mecanismos necesarios para haberlo evitado. Es cierto que todos los empresarios no pueden controlar qué hacen sus trabajadores en sus redes sociales particulares, pero sí pueden implantar mecanismos para detectar comportamientos como el asunto de Iveco, y a estos mecanismos lo han llamado “whistleblowing”.


¿Supone dicha difusión un incumplimiento de la normativa de protección de datos?

Más allá de la responsabilidad penal que puede tener cada persona que compartió y difundió el vídeo sin la respectiva autorización, puede haber, también, responsabilidad administrativa por incumplir la normativa de protección de datos.

Esto puede tener lugar incluso si la grabación ha sido consentida; pues el punto clave es la distribución sin consentimiento del contenido audiovisual.

De hecho, este acontecimiento, está siendo investigado por la Agencia Española de Protección de Datos. Su directora, Mar España, se ha pronunciado al respecto afirmado que la responsabilidad recae en aquellas personas que difunden el vídeo sin contar con el consentimiento o la voluntad de quien aparece en él.

En cualquier caso, hay que prestar especial cuidado a la normativa de protección de datos en el entorno laboral, pues su incumplimiento puede llevar aparejadas multas de hasta 20 millones de euros.

También en dicho entorno, hay que tener meticulosidad en el uso de las redes sociales. En este sentido, entra en juego el deber de buena fe contractual de todos los trabajadores. Hay resoluciones judiciales que se han pronunciado al respecto y en las que se sanciona la conducta de aquellos que desvelan o manipular datos de carácter personal de otros terceros. Más allá de sanciones económicas, puede haber grandes daños reputacionales, para los trabajadores y empresa.

En este sentido, resulta imprescindible la labor que haga la empresa a la hora de informar a los trabajadores de sus deberes y obligaciones, y proporcionarles formación relativa a la privacidad, confidencialidad y seguridad.

Para evitar posibles sanciones e incumplimientos, tiene especial relevancia la creación de sistemas de denuncias internas en las empresas (mecanismos de “whistleblowing”). Se trata de sistemas mediante los que los propios trabajadores pueden denunciar la desobediencia de los reglamentos o códigos internos de las empresas, de los manuales morales, así como de la diferente normativa que resulte aplicable a la entidad.

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) en su Informe 128/2007, enuncia como principales características de los “Whistleblowing” las siguientes:

– El sistema permitirá la denuncia de “comportamientos, acciones o hechos que puedan constituir violaciones tanto de las normas internas de la compañía como de las leyes, normativas o códigos éticos” que rigen su actividad.

– Todos los empleados de la compañía podrán ser denunciantes o denunciados en el sistema.

– Los empleados será previamente informados de la existencia y finalidad del sistema, su funcionamiento, la garantía de confidencialidad de los datos del denunciante y la garantía de información al denunciado de la existencia de la denuncia.

También respecto a los “Whistleblowing”, el Grupo de Trabajo 29 en su Dictamen 1/2006 lo fijó como un sistema que obliga a la entidad a “informar a los interesados de su existencia, objetivo y funcionamiento del programa, los destinatarios de los informes y el derecho de acceso, rectificación y cancelación de las personas de quienes se informa. Los responsables del tratamiento también deberán ofrecer información sobre el hecho de que la identidad del denunciante se mantendrá confidencial durante todo el proceso y que el abuso del sistema podría tener como consecuencia acciones contra el autor del abuso. Por otro lado, también podrá informarse a los usuarios del sistema de que no se enfrentarán a ninguna sanción si utilizan el sistema de buena fe”.

En definitiva, estos programas de denuncia son mecanismos que pueden resultar útiles en el desarrollo de una empresa, con el fin de vigilar el cumplimiento de las diferentes normativas y obligaciones de los trabajadores. En palabras del Grupo de Trabajo “pueden ayudar a una sociedad a establecer debidamente unos principios de gobierno corporativo y a detectar los hechos que podrían tener un impacto en la posición de la sociedad”.

¿Necesitas asesoramiento en materia de de Protección de Datos?

En Oya Abogados & Asesores te podemos ayudar. Solicita una cita o llámanos al 958 094 400 y nuestros asesores especializados en Protección de Datos te ayudarán a cumplir con obligaciones establecidas y resolverán todas tus dudas en la materia.

También puede interesarte:

¿Cumple tu negocio con el Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD)?

Ley Orgánica de Protección de Datos: el derecho a la intimidad y el uso de la videovigilancia

Protección de Datos Personales como empleado de una empresa

Volver a Noticias