¿Debo seguir vendiendo a un cliente que está en concurso de acreedores?

30 agosto, 2017

Reclamación de Impagos Granada: Nuevo Artículo de OYA Abogados & Asesores

Una de las gestiones que más preocupan tanto a los empresarios como a los autónomos es el cobro de sus servicios y/o productos de manera rápida, ya que esto afecta directamente a la supervivencia del negocio. Hablamos de qué hacer ante clientes en concursos de acreedores.


¿Y si uno de nuestros clientes entra en concurso de acreedores?, ¿hay que evitar seguir vendiéndole? Hoy vemos en qué consiste este procedimiento y en qué situación deja a los proveedores.

Un concurso de acreedores es un procedimiento legal que se origina cuando una persona física o jurídica se encuentra en una situación de insolvencia por la que no puede hacer frente a la totalidad de los pagos que adeuda.

Se trata por tanto de un mecanismo previsto en el ordenamiento jurídico para garantizar la viabilidad futura de una empresa y que tiene por objetivo lograr que el mayor número de acreedores cobre, además de asegurar que la empresa pueda seguir operando.

Aunque en muchas ocasiones el concurso de acreedores finaliza con la liquidación de la empresa, es un sistema que intenta no llegar a esta situación. Por eso, de cara a seguir siendo proveedores de una empresa en estas circunstancias deberemos analizar muy bien el riesgo que ello implica.

¿Cómo actuar con clientes en concurso de acreedores?

– Lo primero es ver aquellas facturas ya emitidas que no hayan sido cobradas. Es fundamental que nos aseguremos de que nuestras facturas se incluyen dentro de la masa pasiva del concurso de acreedores o dentro del conjunto de deudas contraídas por el cliente. Para conseguir esto tendremos que comunicarlo en el plazo dispuesto para ello y realizar un seguimiento del mismo.

– El siguiente paso es analizar si nos conviene o no seguir vendiéndole. No solo se tratará de una decisión nuestra, ya que esta relación mercantil deberá ser aprobada también por la administración concursal resultante. Una vez autorizados, la decisión sobre si cortamos el suministro o seguimos vendiéndoles es nuestra.

Para tomar la decisión más acertada será muy positivo poder contar con el asesoramiento de un equipo especializado en este tipo de trámites para así, decidir con mayores garantías de éxito.

Seguir o no trabajando con ese cliente dependerá de diversas circunstancias como el riesgo de crédito que presente el cliente en relación a nuestro histórico de facturas emitidas y la familiaridad o confianza que exista con el negocio o sus necesidades.

En OYA Abogados & Asesores contamos con el Pack Jurídico #ImpagOut, un servicio completo para la gestión y reclamación de los impagos con el que tú no tendrás que preocuparte por nada, nuestro equipo te asesorará con cada cliente y se encargará de hacer las reclamaciones oportunas para conseguir que tú recuperes tu dinero lo antes posible.

También puede interesarte:

¿Aún no conoces nuestras Tarifas Planas para autónomos?

Que tus facturas sin cobrar no te quiten el sueño con el Pack #ImpagOut

¿Qué hago si mi cliente no me paga?

Volver a Noticias