PLANTILLA CONTRATO INTERNET

Consecuencias de utilizar las plantillas de contratos que hay en Internet

¿Qué diferencia hay entre firmar un contrato redactado por un profesional a una plantilla de internet?: Nuevo Artículo de OYA Abogados & Asesores

¿Puede haber diferencia entre firmar un contrato que se ha redactado específicamente para un arrendamiento de vivienda, por ejemplo, o coger una plantilla de internet?

En la entrevista de hoy, nuestra compañera Macarena Crespo, miembro del Departamento Jurídico de OYA Abogados & Asesores, nos habla sobre la importancia firmar un contrato redactado por un profesional a uno redactado con una plantilla encontrada en internet.


Por supuesto que sí. Las plantillas de internet son muy orientativas, con toda la documentación e información de la que disponemos hoy día a través de internet, en teoría, se podría redactar cualquier documento por cuenta propia, pero si no se cuenta con conocimientos jurídicos o el asesoramiento necesario, nos exponemos a no distinguir entre un documento adecuado y uno mal redactado, y probablemente ni ese documento se encuentre adaptado a las circunstancias del asunto, ni, sin esos conocimientos jurídicos o el asesoramiento adecuado, no se sabrá cómo adaptarlo a las necesidades del asunto en cuestión.

Cada caso es diferente y un contrato ha de estar adaptado a las circunstancias de quien lo firma, por lo que, coger una plantilla de internet y ponerle los nombres, no sólo es un gran error, si no que a la larga puede resultar peligroso, ya que del mismo contrato pueden nacer conflictos o problemas, que no se hayan previsto en el mismo, y cuya solución pueda ser mucho más difícil por esta misma razón.

A modo de ejemplo imaginemos el arrendamiento de un inmueble para que el mismo sirva como la vivienda temporal del inquilino. Bien, si el propietario de la vivienda coge una plantilla de internet, sin que la misma sea revisada y adaptada por un profesional, pueden presentarse varios escenarios y todos ellos seguramente nos generen problemas que serán de difícil solución si no se han previsto con anterioridad en el contrato.

Uno de los escenarios que puede plantearse es que el propietario no tuviera conocimiento de la existencia de las prórrogas legales, que la Ley establece para los arrendamientos de vivienda habitual, y por tal desconocimiento, firme un contrato en el que no se especifique que el arrendamiento es temporal y se establezca la duración del contrato en un año, pues bien, debido a ello, puede ocurrir que se vea obligado a mantener a sus inquilinos en la vivienda durante 5 años, si éstos así lo quisieran, a pesar de que la voluntad del propietario era la de arrendar el inmueble por una temporada que no excediera del año.

De otro lado, puede ocurrir que en el contrato, por no ser revisado, no se haya previsto quien ha de pagar los gastos de comunidad de propietarios, a pesar de que verbalmente se haya acordado que los paga el inquilino, si ello ocurre, va a ser muy difícil acreditar ese pacto y por tanto cobrar del inquilino la deuda que se haya generado con motivo del impago de las cuotas de la comunidad de propietarios.

Hay que tener en cuenta que el trabajo de un abogado o asesor jurídico no es solo redactar contratos y documentos, sino también aconsejar sobre las opciones que mejor convienen a su cliente en cada momento, por lo que contar con su conocimiento siempre nos ahorrará problemas y situaciones de conflicto que puedan presentarse en el momento o a largo plazo.

[wpdevart_youtube]Oo9jHE_hkRI[/wpdevart_youtube]

Si sigues teniendo dudas, contacta con nosotros en el teléfono 958.094.400 o visítanos en nuestras oficinas de Camino de Ronda 133. ¡Estamos para ayudarte!
#EntrevistasOYA#OYAJurídico

También puede interesarte:

Todo lo que debes saber sobre los contratos de formación

Nueva Ley hipotecaria

Pasos para reclamar la Cláusula Suelo de tu hipoteca

Abrir chat