¿Cómo indicar la información nutricional en los productos alimenticios?

28 octubre, 2015

Nuevo artículo de Oya Nutrición Deportiva sobre Información Nutricional

Nuestra compañera Mercedes García, Abogada Especializada en Derecho y Nutrición Deportiva, nos habla sobre las especificaciones normativas en cuanto a la información que debe aparecer en el etiquetado de los productos alimenticios.

El pasado 13 de diciembre de 2014 entró en vigor el Reglamento (UE) 1169/2011 aprobado por el Parlamento Europeo y el Consejo sobre la información alimentaria facilitada al consumidor. El objeto de este Reglamento es contribuir a lograr un alto nivel de protección de los consumidores asegurando un determinado nivel de coherencia en el desarrollo de nuevas formas de expresión en las etiquetas garantizando su derecho a la información para que los consumidores tomen decisiones con conocimiento de causa.

En primer lugar, cabe señalar que el Reglamento prevé unos períodos transitorios para que los operadores alimentarios puedan adaptar sus etiquetados, estableciendo que las disposiciones generales serían de aplicación a partir del 13 de diciembre de 2014 a excepción de las disposiciones relativas a la información nutricional que serán aplicables a partir del próximo 13 de diciembre de 2016.

Con la aplicación del Reglamento, las cantidades de nutrientes y el valor energético del alimento, se deberán expresar por 100 g o por 100 ml. Además, se podrá declarar la información nutricional por porción o unidad de consumo, siempre y cuando la porción o unidad sea fácilmente reconocible por el consumidor, esté cuantificada en la etiqueta al lado de la información nutricional, y el número de porciones o unidades contenidas en el envase figuren en la etiqueta.

La información nutricional obligatoria, asimismo, se podrá complementar voluntariamente con los valores de otros nutrientes como: ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, polialcoholes, almidón, fibra alimentaria, vitaminas o minerales.

Las vitaminas y minerales, en el caso de que se incluyan en el etiquetado, deberán declararse utilizando las unidades y porcentajes de ingestas diarias de referencia para vitaminas y minerales establecidas en el Anexo XIII del Reglamento, y, por 100 g o 100 ml. Esta información al igual que el resto de nutrientes podrá proporcionarse también por porción o por unidad de consumo.

Es importante conocer que las normas referentes al etiquetado nutricional que introduce el referido Reglamento, no son obligatorias para los alimentos que tengan sus propias normas en esta materia, como es el caso de los complementos alimenticios, por lo que debemos identificar con que categoría de producto nos encontramos para saber si tenemos obligación de incluir la información nutricional o en cambio no es necesario.

No obstante, en el caso de que aún no siendo obligatorio ésta quiera incluirse, el Reglamento introduce un etiquetado nutricional obligatorio donde se debe incluir toda la información en el siguiente orden: valor energético, (tanto en kilojulios como en kilocalorías) cantidades de grasas, ácidos grasos saturados, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal.

Tras las modificaciones introducidas por el Reglamento, por tanto, todos los operadores de las empresas alimentarias deberán desarrollar sus etiquetas de conformidad con las obligaciones descritas anteriormente para conseguir así un alto nivel de protección de la salud de los consumidores y garantizar su derecho a la información.

Volver a Noticias